ENFERMEDADES DE LOS MÚSCULOS Y DE LA UNION NEUROMUSCULAR

Los músculos lo ayudan a moverse y forman parte del funcionamiento del cuerpo. Los distintos tipos de músculos tienen funciones diferentes. Existen muchos problemas que pueden afectar a los músculos. Las enfermedades musculares pueden causar debilidad, dolor o inclusive parálisis.

La distrofia muscular es un grupo de más de 30 enfermedades hereditarias que causan debilidad muscular y pérdida de la masa muscular. Algunos tipos de distrofias aparecen en la infancia o la niñez; otras no aparecen hasta la mediana edad o después. Los distintos tipos varían dependiendo de quién afectan y los síntomas. Todas las formas de distrofia muscular empeoran a medida que los músculos se debilitan y la mayoría de las personas con esta condición tarde o temprano pierden la capacidad de caminar. No existe una cura para la distrofia muscular pero se pueden controlar los síntomas y prevenir complicaciones. Esto incluye fisioterapia y terapia del habla, dispositivos ortopédicos, cirugía y medicamentos. Algunas personas con distrofia muscular tienen casos leves que empeoran lentamente; otros casos son incapacitantes y severos.

Las enfermedades neuromusculares afectan los nervios que controlan los músculos voluntarios. Los músculos voluntarios son los que se pueden controlar, como es el caso de los brazos y las piernas. Las células nerviosas, también llamadas neuronas, envían mensajes que controlan esos músculos. Cuando las neuronas se enferman o se mueren, la comunicación entre el sistema nervioso y los músculos se interrumpe. Como resultado, los músculos se debilitan y se consumen. La debilidad puede conducir a espasmos musculares, calambres, dolores y problemas articulares y del movimiento. Algunas veces, también afecta la función cardiaca y la capacidad para respirar. Muchas enfermedades neuromusculares son genéticas, lo que significa que hay una tendencia familiar o existe una mutación en los genes. Algunas veces, pueden ser provocadas por un trastorno del sistema inmunológico. La mayoría de ellas no tiene cura. El objetivo del tratamiento es mejorar los síntomas, aumentar la movilidad y el lapso de vida.

La miastenia grave es una enfermedad que causa debilitamiento en los músculos que usted puede controlar. Esto sucede por un problema en la comunicación entre sus nervios y sus músculos. La miastenia grave es una enfermedad autoinmune. El sistema inmune de su organismo genera anticuerpos que obstruyen y cambian algunas de las señales nerviosas a sus músculos. Esto los debilita.

Los síntomas comunes son problemas con el movimiento de los ojos o los párpados, expresiones faciales y deglución. Pero también pueden afectar otros músculos. El debilitamiento empeora con la actividad y mejora con el reposo.

Existen medicamentos que ayudan a mejorar los mensajes de los nervios a los músculos y hacer los músculos más fuertes. Con tratamiento, el debilitamiento muscular mejora bastante. Otros remedios ayudan a que el cuerpo no produzca anticuerpos anormales. Existen, también, tratamientos que filtran anticuerpos de la sangre o agregan anticuerpos sanos de sangre donada. A veces, la cirugía para extirpar el timo puede ayudar.

En algunas personas, la miastenia grave entra en remisión y no necesitan medicamentos. La remisión puede ser temporaria o permanente.

Volver a especialidades